Collage of energy appliances and workers.

En la búsqueda de un futuro energético más limpio y equitativo, es crucial destacar el papel fundamental que desempeña la Oficina de Programas de Energía Estatales y Comunitarios (SCEP) del Departamento de Energía de Estados Unidos. Estas iniciativas están dedicadas a reducir la carga del consumo de energía y fomentar sostenibilidad económicamente viable. Entre las iniciativas de mayor repercusión se encuentran los Programas de Reembolso de Energía para el Hogar, que destinan alrededor de 9 mil millones de dólares al reembolso del consumo de energía de los hogares estadounidenses. Al celebrar el Mes de la Herencia Hispana, es importante comprender cómo estos reembolsos pueden beneficiar profundamente a la comunidad hispana, aliviando el agobio del consumo de energía y promoviendo un consumo equitativo.

En el centro de estos esfuerzos se encuentran los Programas de Reembolso de Energía para el Hogar, que facultan a estados y territorios a establecer programas destinados a mejorar la eficiencia energética y la electrificación de los hogares. Lo que cambia las reglas del juego de estos reembolsos es su accesibilidad, ya que están dirigidos a hogares de todos los niveles de renta. En particular, los hogares que ganan menos del 80% de la renta media de la zona, tienen derecho al doble de financiación federal para financiar proyectos que cumplan los requisitos. Además, los hogares con obligaciones impositivas pueden solicitar una desgravación fiscal 25C destinada a los productos subsidiables, lo que aumenta aún más el impacto de estos reembolsos.

Los reembolsos tienen un potencial transformador, ya que ofrecen un salvavidas a aquellos hogares con dificultades financieras. Mediante la adopción de mejoras del consumo energético, un solo hogar que cumpla los requisitos puede disfrutar de un ahorro de hasta $14,000 dólares. Estos programas prometen no sólo reducir la carga del consumo de energía, sino también igualar las condiciones de las familias históricamente marginadas, garantizando que hogares seguros y confortables estén al alcance de todos, independientemente de sus ingresos.

Los resultados recientes de un estudio de Eficiencia en el Consumo de Energía para Todos ponen de relieve una cruda realidad: la comunidad hispana se enfrenta a una carga energética media un 24% superior a la de los hogares blancos. Esta flagrante disparidad pone de relieve la urgente necesidad de iniciativas dirigidas a reducir los costos del consumo de energía en las comunidades marginadas. Aunque lograr un futuro energético equitativo requiere múltiples estrategias, la introducción de descuentos en el consumo de energía doméstica constituye un paso crucial en la dirección correcta.

En todo Estados Unidos, los hogares con rentas bajas soportan costos de la electricidad desproporcionadamente elevados debido a diversos factores. A pesar de las variaciones en los ingresos, persisten las disparidades en el consumo de energía, ya que los hogares acomodados disfrutan de un acceso más fácil a tecnologías eficientes en dicho consumo. Mientras prosiguen los esfuerzos para que la energía sea más asequible, el peso de las cargas del costo energético sigue ejerciendo presión sobre las comunidades vulnerables. Reconociendo el potencial sin explotar de los hogares con bajos ingresos, los programas de eficiencia en el consumo de energía tienen el poder de aliviar las dificultades, beneficiando a diversas comunidades.

Más allá de los reembolsos por el consumo de energía, nuestras comunidades pueden beneficiarse de otros programas notables, como por ejemplo el Entrenamiento en Aptitudes Laborales. La inclusión está en primer plano, ya que la comunidad hispana puede desempeñar un papel integral, al convertirse en contratistas autorizados por el Estado para colaborar con las agencias estatales de energía. Las Becas Estatales de Capacitación para Profesionales de Energía Residencial ofrecen una excelente capacitación a los contratistas que participan en la aplicación de mejoras de la eficiencia energética y electrificación domésticas.

En colaboración con los contratistas de energía doméstica, el Programa de Centros de Formación y Evaluación de Edificios concede subsidios a instituciones de enseñanza superior, fomentando la educación y la capacitación en tecnologías modernas de construcción. El Programa de Subvenciones para la Formación de Auditores de Energía  faculta a los Estados, que reúnan los requisitos necesarios, a capacitar a aquellas personas que realicen auditorías o estudios del consumo de energía en edificios, creando así mano de obra dedicada a la energía limpia, ahorrando dinero a los clientes y reduciendo la contaminación.

Como ya se ha destacado, uno de cada tres trabajadores del sector de la construcción en Estados Unidos es hispano. En este sector, los blancos no hispanos son mayoría (59%), mientras que los hispanos representan casi un tercio de la población activa (31,5%). Esta diversidad presenta una oportunidad para una formación específica que pueda destacarse en el sector de la energía residencial. Una serie de programas puede capacitar a los contratistas locales en la instalación de tecnologías de energía limpia, desde bombas de calor a sistemas de ventilación y calentadores de agua con bomba de calor.

En nuestra búsqueda de un futuro energético equitativo, iniciativas como los Programas de Reembolso de de Energía para el Hogar y las amplias capacitación dirigidas por el SCEP demuestran un firme compromiso con la reducción de las inequidades en el consumo de energía. Al abordar la carga en el consumo de electricidad a las que se enfrenta la comunidad hispana y otros grupos marginados, estos programas abren camino hacia un panorama energético más limpio e integrador. Estos esfuerzos están en armonía con la Iniciativa Justice40 del Presidente Biden, que exige que el 40% de los beneficios globales de inversiones federales específicas – que van desde la energía limpia y la eficiencia energética al tránsito limpio, vivienda asequible, desarrollo sostenible, capacitación de mano de obra, reducción de la contaminación es infraestructuras de agua limpia – se destinen a las comunidades desfavorecidas.

Mediante descuentos estratégicos, oportunidades de formación y educación, un futuro energético más brillante y equitativo está al alcance de todos. Al conmemorar el Mes de la Herencia Hispana, aprovechemos estas oportunidades de cambio positivo.